La apuesta por la rehabilitación energética es un hecho. Así se confirmaba el 3 de agosto en el BOE en el que se recogían las bases para regular la concesión de subvenciones para este tipo de actuaciones.

Y es que la rehabilitación es una cuestión que se ha convertido en protagonista en la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética. El nuevo texto legal incluye deberes y medidas a implantar y el sector de la construcción es ajeno a ella. De hecho, esta Ley tiene como objetivo fomentar la rehabilitación de edificios tanto públicos como privados para favorecer su eficiencia energética.

La rehabilitación del parque inmobiliario español es crucial en la descarbonización de nuestro país, pero también puede ser muy beneficioso para nuestra salud. Como ya comentábamos en nuestro blog, por ejemplo, la pobreza energética en la vivienda afecta a un incremento de la mortalidad y a un detrimento de la salud, ya que puede tener graves consecuencias exponer a nuestro organismo a temperaturas extremas, la humedad, la mala calidad del aire o el ruido.

Conscientes de estos condicionantes, desde Taresco, Ingeniería y Construcción, entendemos que la rehabilitación energética es imprescindible y nos hacemos eco del impulso y ayudas que se están fomentando en este sentido. Entre otras, los incentivos fiscales que se van a implantar para impulsar la rehabilitación de viviendas dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), con reformas normativas y un paquete de deducciones que alcanzan hasta el 60% en el IRPF.

 

Deducciones de hasta 15.000€

Según recoge el Real Decreto publicado en el BOE el pasado 6 de octubre, la primera de las deducciones será del 20% y hasta un máximo de 5.000€ por vivienda. Su aplicación se centrará en las actuaciones que reduzcan un 7% la demanda de calefacción y refrigeración en vivienda habitual.

En segundo lugar, habrá deducciones de hasta un máximo de 7.500€ por actuaciones que reduzcan un 30% el consumo de energía primaria no renovable, o mejoren la calificación energética alcanzando las letras ‘A’ o ‘B’ en la vivienda habitual.

Y, por último, el decreto recoge bonificaciones de hasta un máximo de 15.000€ en el caso de reducirse en un 30% el consumo de energía primaria no renovable, o mejoren la calificación alcanzando las letras ‘A’ o ‘B’ en edificios residenciales.

A los decretos y la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética se suma un marco de empresas que, como nosotros, estamos comprometidas con el planeta y los incentivos que aportan desde, por ejemplo, los bancos con sus hipotecas verdes.

¿Quieres beneficiarte de todas estas facilidades? Ponte en contacto con nosotros y hagamos realidad tu proyecto.